Familia, pasemos unas vacaciones rurales en La Palma. La Isla Bonita

La Palma siempre nos asombra con las innumerables posibilidades que nos ofrece su naturaleza privilegiada. Senderismo, excursiones en barco, compras y mucho más nos esperan con los brazos abiertos.

Las vacaciones son uno de los momentos más importantes del año y cobran mayor importancia si las pasamos con toda la familia. 

Buscamos algo diferente, especial, distinto. Un lugar de ensueño que nos colme de experiencias y grandes momentos. Que sea un destino de turismo rural, en contacto con la naturaleza, las tradiciones, el pueblo…. Y la isla de La Palma, una de las Islas Canarias, es un lugar ideal para que toda la familia al completo disfrute de unas vacaciones con mucho sabor rural

Senderos de todo tipo

Mochila, botas de caminar correctamente atadas, bastones, gorra y cámara de fotos. No os olvidéis de agua y comida y la indumentaria adecuada. ¡Os vais de senderismo! La oferta de senderos en La Palma es muy amplia y variada y tiene opciones para todos. Dependiendo de la época del año admiraréis un tipo de paisaje u otro y cada día podéis hacer uno diferente para atravesar un espacio diverso. Os sorprenderá todo lo que vais a poder admirar y disfrutar. Podéis ir por la costa, por las alturas, por las medianías… Buenas opciones en familia son: Cubo de la Galga (PR LP 5.1) o el Bosque de los Tilos-Mirador del Espigón Atravesado (parte del PR LP 6), que os permiten adentraros en la bonita vegetación conocida como laurisilva; GR 130.1 bajando de las Tricias a Buracas para admirar los bonitos dragos; o un pedazo del GR 131 desde Los Canarios hasta el Teneguía. También podéis caminar alrededor del cráter del Volcán de San Antonio o admirar la Caldera de Taburiente desde el Mirador de la Cumbrecita. Ya más largas y exigentes, los Nacientes de Marcos y Cordero (fragmento del PR LP 6) atravesando sus 13 túneles de agua, sin olvidarnos del frontal o linterna y chubasquero, respetando su horario y sus condiciones. O la Caldera de Taburiente (PR LP 13), entrando en el imponente Parque Nacional. Podéis consultar todos los senderos en la web oficial www.senderosdelapalma.es

Adentraos en la tierra

Otra forma de conocer el medio natural de La Palma es mediante la visita al centro de Interpretación de Caños de Fuego. Adentrarse en el interior de la isla es, cuanto menos, fascinante. Si bonita es en la superficie, no menos lo es debajo de ella. 

Estudiad el cielo 

Por la noche en La Palma, hay que levantar la vista al cielo. Os asombrará la cantidad de estrellas que podréis ver y si, además, contratáis los servicios de alguna empresa especializada, la experiencia será tan completa que os sentiréis como verdaderos y auténticos astrónomos. El cielo de La Palma es la mejor enciclopedia astronómica para todos vosotros. Podéis disfrutar de ello en cualquiera de los miradores astronómicos que encontraréis en la isla e, incluso, podéis optar por hacer un sendero astronómico.

Comprad fruta fresca en los mercadillos del agricultor

Uno de los detalles que más os llamará la atención en vuestra visita a la isla de La Palma serán sus vastas plantaciones de plátanos. Y es que es una de las principales fuentes de ingresos de la isla. Además, se cultivan ricas frutas como el mango, la chirimoya, la piña tropical, el aguacate y verduras. ¿Sabéis dónde podéis adquirirlas, conjuntamente con otros muchos deliciosos productos locales como el queso? En los mercadillos del agricultor. Puntagorda, Villa de Mazo, Puntallana, Breña Alta o El Paso son buenas opciones para ello.

Visitad queserías o fincas de plátano ecológicas

Probar el queso palmero o la fruta, está muy bien (y, para ser más precisos, es casi una obligación en la visita a La Palma) pero ¿y de dónde vienen? No menos interesante es saber su origen y todo su proceso. Para ello, visitad alguna quesería o alguna finca de plátano, donde no sólo podréis apreciar el sabor de lo auténtico sino que, además, sabréis cómo, dónde y por medio de qué llega a ser lo que os lleváis a la boca.

Alojaos en una casa de turismo rural

Imaginaos esto: la familia al completo en una casa de típica y tradicional arquitectura canaria, en medio de la naturaleza. Que por la mañana, al levantaros, sólo oigáis a los pájaros y que vuestro desayuno se llene de naturaleza. Y por la noche… ese silencio y tranquilidad que lo envuelve todo, sólo roto por las risas y conversaciones de la familia. 

Acampad al aire libre

Todo lo que necesitáis es una tienda de campaña y un saco de dormir. Dormid al aire libre en alguna de las áreas de acampada de la isla. Disfrutad de esas noches bajo el cielo y de esos desayunos en plena naturaleza, del placer de levantarse con tranquilidad sin el ruido del despertador sino sólo con el suave cantar de los pájaros.

Entended la naturaleza

La naturaleza de La Palma es privilegiada. Y siempre es interesante saber por qué algo es tan privilegiado. No dudéis en visitar los centros de visitantes y de interpretación que encontraréis en diversas áreas naturales tales como el Volcán de San Antonio, el Bosque de los Tilos o el Refugio del Pilar. Entenderéis qué es un volcán, quiénes habitan en un bosque de laurisilva y mucho más.

Haced una excursión en barco

¿Habéis visto alguna vez peces voladores, tortugas en alta mar, delfines? Pues regalaos una experiencia como esa. Desde el Puerto de Tazacorte salen embarcaciones que os llevan a lo largo de la costa noroeste de la isla para admirar no sólo su belleza sino compartir el momento también con la divertida fauna marina que habita por estas zonas. 

www.visitlapalma.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *