Gran Canaria. Una isla para disfrutar en familia

Gran Canaria es ese lugar donde padres e hijos pueden disfrutar juntos de cada momento para vivir aventuras y crear recuerdos imborrables. Cada rincón de la isla nos sorprenderá con un paisaje nuevo, una playa limpia y paradisíaca, una flora y fauna distinta a la acostumbrada. No esperemos más para descubrir una isla que tiene tanto que ofrecer.

El turismo rural en familia tiene una gran importancia en la isla de Gran Canaria, donde hay mucho más por explorar que sus soleadas costas. No se la conoce con el nombre de “continente en miniatura” por nada sino porque en su pequeña geografía condensa paisajes de todo tipo. ¡Es como viajar por el mundo sin salir de la isla! Os animamos a conocer la isla de Gran Canaria desde otro punto de vista, el del turismo rural.

Temperaturas suaves todo el año

No hace falta esperar al verano para disfrutar de todo lo que ofrece Gran Canaria ya que durante todo el año mantiene un clima amable y suave con una temperatura media anual de 24 grados y agradables brisas. Este ambiente es perfecto para viajar con los niños ya que se sentirán cómodos y llenos de energía ya sea haciendo senderismo o jugando en la playa. Este constante bienestar de nuestros hijos también facilita que nosotros, como padres, podamos estar un poco más relajados.

Además, este ambiente hace que encontremos en Gran Canaria fauna y flora exótica no solamente en los lugares seleccionados para ello como el Jardín Botánico Viera y Clavijo o Palmitos Park sino prácticamente en cualquier sitio al que vayamos. Y no, no será aburrido al cabo de un rato ya que los múltiples paisajes de los que hablábamos antes favorecen que plantas y animales vayan cambiando a su vez. Palmerales, desiertos, zonas volcánicas y playas nos sorprenderán con sus distintos ecosistemas.

El encanto de los pueblos de Gran Canaria

Estos paisajes tan especiales de Gran Canaria se ven salpicados por pequeños pueblos que van surgiendo conforme recorremos la isla y que podemos encontrar tanto en la costa como en el interior. Sus habitantes mantienen vivas las tradiciones locales y se adaptan a su entorno manteniendo así una armonía llena de encanto que, sumada a la amabilidad de estas gentes para con las familias, convierten una visita a estos pueblos en algo delicioso y casi mágico.

¿Qué pueblos os recomendamos? ¡Todos! Pero queremos destacar algunos como Agaete, Mogán, Teror o Tejeda debido a que la esencia de Gran Canaria se conserva pura y auténtica allí. Son sitios pintorescos y peculiares que van a llamar la atención tanto de nuestros hijos como de nosotros mismos, y estar allí se convertirá en una ocasión ideal para descansar antes de seguir conociendo la isla.

Deportes al aire libre todo el año

También hay sitio para las familias que buscan turismo activo para divertirse con la adrenalina al máximo. Aquí vuelve a ganar Gran Canaria frente a otros destinos por el hecho de que no tenemos que esperar al verano para practicar nuestros deportes favoritos: podemos ir en cualquier momento del año para vivir esas intensas emociones todos juntos mientras hacemos ejercicio al aire libre y nos divertimos.

El mar estará a nuestra disposición para poder practicar cualquier tipo de deporte acuático y a cualquier nivel. El rey en este sentido es el surf y por ello encontraremos varias empresas con ofertas para novatos que nunca se han subido a una tabla y también para quienes ya tienen experiencia y buscan nuevas sensaciones. Si nunca hemos practicado surf puede ser divertido tratar de aprender todos juntos, ¡las risas están aseguradas!

Pero no tenemos que quedarnos solo en el mar ya que en Gran Canaria hay montañas suficientes como para practicar deportes al aire libre. Uno de los que más recomendamos para familias con hijos es el senderismo ya que nos permitirá disfrutar de los increíbles paisajes cambiantes de la isla al tiempo que charlamos y respiramos aire puro. Además, estos senderos nos conducirán por enclaves especiales que nos sumergirán de lleno en la esencia de Gran Canaria.

Sabemos que algunos preferís algo más de emoción así que os recomendamos hacer recorridos en mountain-bike. Existen varias rutas con distintos niveles de dificultad así que no hay problemas en que toda la familia haga deporte en familia sin dejar de pedalear. Si vamos con niños pequeños elegiremos rutas suaves, cortas y sin apenas desniveles pero si ya somos expertos tenemos a nuestra disposición senderos en cuesta y rocosos a modo de desafío.

Si seguimos en busca de emociones fuertes siempre podemos acercarnos a alguno de los barrancos y grandes paredes de Gran Canaria para practicar escalada mediante cualquiera de las empresas de turismo activo de la isla. Disponemos de varios niveles de dificultad así que si nunca hemos escalado quizá encontremos el momento de vivir una experiencia nueva y emocionante en familia. Algunas de las zonas más populares para practicar escalada son el Roque Nublo, el circo rocoso Ayacata y el Tamadaba.

Descubriendo el “continente en miniatura”

Claro que no todo es vivir emociones fuertes y practicar deporte para gastar energía. Hay momentos en los que simplemente nos apetecerá descansar y disfrutar de los paisajes que nos rodean. Para ello tenemos a nuestra disposición la Red de Miradores de Gran Canaria, un recorrido increíble que nos llevará por los mejores puntos de la isla desde los que contemplar los paisajes más asombrosos.

Estas excursiones no solo nos conducirán a los distintos miradores sino que, en el camino de uno a otro, nos llevarán por costas, montes, oasis, valles y desiertos, abriéndose a nuestro paso los sorprendentes paisajes de Gran Canaria como pequeños trozos de la isla que encajan a la perfección. Pasear por estos lugares y admirar las vistas desde los miradores será una experiencia estupenda que compartir en familia.

Reserva de la Biosfera

¿Sabías que casi la mitad de la isla de Gran Canaria está considerada Reserva de la Biosfera por la UNESCO? Después de haber visto lo peculiar que es el paisaje natural de la isla seguro que no te extraña. Este espacio protegido por la UNESCO comprende seis núcleos rurales en los que hoy día se realizan actividades tradicionales así que una buena propuesta es visitarlos y disfrutar de la esencia de Gran Canaria.

La flora de la Macaronesia que alberga Gran Canaria es uno de los motivos por los que la isla está considerada Reserva de la Biosfera. Esta flora se compone de especies vegetales que han pervivido a lo largo de los siglos gracias a la adaptación natural que han desarrollado para mantenerse en el relieve variado que ofrece la isla.

¿Y a qué se debe esta peculiaridad en los paisajes de Gran Canaria? Principalmente a su morfología ya que la isla es como un enorme macizo que se eleva con suaves pendientes desde el nivel del mar hasta los casi 2.000 metros de altura que tiene el Pico de las Nieves. Gracias a esto han aparecido microclimas y variados paisajes entre los que queremos destacar los bosques de pino canario del suroeste de la isla, una especie única en el mundo.

Mucha historia y cultura

Ya hemos visto los maravillosos paisajes de Gran Canaria así que ahora es el momento de aprender acerca de su historia y su cultura. No creáis que no vamos a sorprendernos también aquí ya que a la combinación de paisajes distintos ahora hay que sumar la huella de las civilizaciones que han pasado por Gran Canaria, cada una con su esencia y características.

Podemos empezar viendo algunos de los yacimientos de época prehispánica en los que aprenderemos acerca de los aborígenes que vivían en Gran Canaria. Recomendamos en especial visitar el Museo Canario y el Parque Arqueológico de la Cueva Pintada en Gáldar.

Por supuesto, no tenemos que dejar de pasear por la capital de la isla, Las Palmas de Gran Canaria. Allí distinguiremos los diferentes estilos arquitectónicos de las épocas y culturas que han pasado por la ciudad, a veces puros y claros y otras veces, sincretizados creando una vista única que no se ve en ninguna otra parte del mundo. Además, tenemos a nuestra disposición una interesante red de museos tanto de historia de Gran Canaria como del arte de la isla a través del tiempo.

La Casa de Colón es una visita obligada para las familias con hijos ya que es un sitio que maravilla a los niños. Allí seguirán los pasos de Cristobal Colón en Gran Canaria pero también aprenderán cómo se navegaba en la época del descubrimiento de América y cómo eran los mapas e instrumentos de navegación que se utilizaban. La vinculación entre América y las Islas Canarias queda plasmada en este museo en el que también podremos ver una muestra de arqueología precolombina.

Delicias gastronómicas

Con tantas excursiones y emociones es normal que se abra el apetito así que ha llegado la hora de sentarse a la mesa para probar lo mejor de la cocina canaria entre conversaciones, planes y recuerdos. Vamos a empezar con unas papas con mojo, un clásico de la comida canaria que hay que probar ya sea con mojo verde o con mojo picón. Destacamos en especial los tomates llenos de sabor que se cultivan en Gran Canaria y verduras en potaje como los berros o las acelgas. Los ojos se nos van a ir detrás de los alegres coloridos y curiosas formas de las frutas exóticas a las que da lugar el clima subtropical de Gran Canaria: los aguacates, las guayabas, las papayas o los mangos nos van a deleitar con su dulce frescura pero ojo, no olvidéis probar un auténtico plátano de Canarias, el rey por excelencia. Aquí podréis comerlo crudo pero también rebozado, frito o con gofio, harina tostada de maíz, cebada o trigo que heredan los canarios de los aborígenes. Vamos ahora a ver qué nos ofrece el mar. Gran Canaria cuenta con marisco y pescado de gran calidad que se sirve en guisos y platos llenos de identidad: el sancocho, el atún embarrado, la vieja o los tollos, además de la langosta canaria y los cangrejos. Que no se asusten los más carnívoros ya que podremos degustar el conejo, el cerdo y, en especial, el cabrito asado, una especialidad muy popular. También es recomendable probar esas pequeñas delicias locales que a veces pasan desapercibidas. Nos referimos al chorizo de untar de Teror, al queso de flor de Guía o al café de Agaete, el único que se cultiva en Europa.

Los amantes de los vinos tienen a su disposición una gran variedad de caldos locales y además, contamos con el ron Arehucas que se fabrica en la bodega más antigua de España. Una vez que hemos dado buena cuenta de todos estos manjares, aún tendremos que hacer hueco para el postre y lo dulces como el bienmesabe, el mazapán de Tejeda o los suspiros de Moya.

www.grancanaria.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *